y tu trabajas?


Nuevamente los niños me dan una lección, y esta vez es un tanto mas simpática y con ella a su vez una satisfacción muy agradable. Miraba a unos niños jugar y notaba como aunque estaban alejados de todo modernismo e incluso artículos electrónicos sentían mucha felicidad. Solemos pensar que los niños no saben porque son niños y para mí el mejor maestro es un niño, quizás por su pureza, por su honestidad, por su simplicidad, por su enseñanza, también oímos que los ancianos son seres de mucha sabiduría y que a su vez también asumimos que porque han vivido mucho son sabios, pero quizás el concepto mío es que al llegar a la etapa de anciano estamos cerca de volver a empezar el ciclo nuevamente.  Por eso me atrae poder estar alrededor de personas ancianas y niños, ambos traen consigo un encanto peculiar.

Hace ya tiempo que no tengo trabajo; por lo usual y lo que he experimentado en este estado es un proceso de aprendizaje y enseñanza y que por lo general trae un acompañante llamado ansiedad e inquietud, si es cierto que en parte me visitaron ambos pero ya no están en mi ni en donde recientemente vivo, no me visitan mas porque les di la espalda, me decidí a pensar como mi creador en un mundo que contiene todo, en un mundo donde no vengo a pasar trabajo ni a trabajar. En esta etapa aprendo que la función que traemos no es trabajar como pensamos, mas ser felices y cuando enfocas tu propósito en ese, descubres que con ser feliz tu trabajo deja de existir y lo mejor de todo deja de ser imdispensable como nos hacen pensar. Lo único que venimos a hacer en la vida física es ser felices y si transmitimos felicidad a otros ellos serán felices y a su vez tu serás feliz; pero es todo más sencillo de lo que pensamos y no es como nos enseñaron que si trabajas duro serás mas feliz, es completamente opuesto mientras menos trabajas más feliz eres.

El trabajo que conoces es el que te hace infeliz. Has oído la palabra dieta? Es un tanto desagradable para las personas que tienen que enfrentarla porque simplemente piensan automáticamente que es algo que no los hará felices. El trabajo es parecido a eso, simplemente decimos tengo que ir a trabajar, debo ir a trabajar, una y otra vez repetimos lo mismo y a la final creamos un patrón y comenzamos a pensar que si no trabajas no puedes subsistir y vivir.

Quieres ser feliz? Quieres ser un ser lleno de felicidad, hacer lo que te gusta, anhelas con terminar tu día de trabajo para llegar a casa y hacer lo que realmente te hace feliz? Darías todo por poder hacer eso que amas horas y horas sin parar? Que te evita hacerlo? Que te impide ser feliz?

Después de tanto tiempo he aprendido que lo que me hace feliz es algo que no compro en la tienda, es algo que no tiene marca ni modelo, es algo que no aprendí estudiando, no tiene cargo ni rangos. Aprendí que lo que me hace feliz es hacer lo que hace feliz a otros seres, en mi vida estoy ajustando algunos patrones que traigo de crecimiento por generaciones, que me dieron enseñanza y aprendizaje; pero lo que te vengo a decir hoy es más que eso, es más sencillo que el poder respirar, es simplemente oír tu voz interna. Hoy ya decidí no trabajar más, no tengo jefe, ni rangos, ni cargos, ni espero un cheque quincenal, ni siquiera pienso en dinero, no me dejo llevar por el antiguo patrón de enseñanza que tenia. Hoy te daré un detalle de mi, hoy me decidí a ser feliz, a hacer lo que realmente me hace feliz, lo que no me quita horas para hacerlo, sino al contrario le agrega horas a lo que amo hacer, hoy hago mas y mas lo que me gusta y sin miedo a pensar que se agotara, pues es mi felicidad y jamás desaparecerá siempre que este rodeado de esas cosas que me hacen feliz. Ya sé que piensas y como haces para vivir si no trabajas? Es mucho más sencillo de lo que piensas, el secreto está en los niños y ancianos y sabes que tienen ellos en común? Ni unos ni otros trabajan y todos son felices. Cuando tu vida está basada en ser feliz en todo instante tu calidad de vida mejora y con ella todo a tu alrededor.

Ahora solo hago lo que me gusta, arreglo casas, reparo baños, pinto paredes, escribo, manejo, corro, ayudo y como eso me hace feliz y trasmito eso, me tocan la puerta personas que necesitan estar rodeadas de alguien que les de felicidad, yo no lo hago conscientemente, pero si indirectamente cuando descubrí que ayudando a otros me ayudaba a mí. Ahora tengo muchos proyectos que ocupan todos mis días y cada uno de ellos está entre las cosas que amo hacer y me hacen feliz, ahora me sobre tiempo para crear porque creo en algo que me hace feliz, ahora me sobra tiempo para mejorar porque mi tiempo está dedicado a cosas que amo hacer, el dinero llega solo y el necesario para que yo siga siendo feliz, ya no me importa lo que tengo que hacer mañana porque tengo miles de cosas que me hacen feliz y puedo elegir hacer cualquiera de ellas y entre ellas existirá alguien que necesite que yo le ayude. Mi vida cambio, mi vida es más emocionante es mas excitante es más dinámica y es más productiva y cada día tengo más metas y más tiempo me sobra para poder pensar que mas puedo incluir que me hace feliz; a cambio de pensar que debo cumplir con un horario y un pago a mí, ahora pienso que cada vez que llego a hacer un proyecto mi imaginación me lleva a lugares donde no he estado y las personas que me necesitan las llevo conmigo a ese lugar donde imagino estar y me llena de felicidad y ellas a su vez se hacen felices y gratificantes y con eso creamos una cadena que es contagiosa y ya deja de existir la preocupación.

Si hoy te podría dar un regalo este sería mi regalo y si tu a cambio me tendrías que dar un regalo te pediría que fueras feliz y cambiaras eso que llamas trabajo por hacer mas lo que amas y a su vez crearas un mundo más alegre a tu alrededor.

“Dedica horas en lo que sueñas, en lo que te divierte, en lo que te hace reír, en lo que te hace feliz, en lo que te hace pasar las horas como si fueran segundos, dedica tu vida a ser feliz”

Es posible que hacia un tiempo que no leías de mí, pero ahora ya sabes que estaba haciendo….me estoy dedicando a descubrir que me hace feliz…..estas dispuesto tú a ser feliz?

 

Voy de vuelta a mi fuente”. Creeré más en mí y en mi intuición y sé que muchos lo harán también, estamos despertando poco a poco y en todas partes del mundo, tú sabes quién eres y a quien me refiero.

Namasté.

Anuncios

El dial de tu radio


Era una tarde hermosa como cualquier otra y ya finalizando el día, me encontré con un gran tráfico de regreso a casa; como de costumbre encendí mi radio y comencé a oír un poco de música para calmarme y a la vez distraerme del embrollo de automóviles, después de una hora, en mi mente comenzó a surgir el silencio y la radio poco a poco  empezaba a oírse cada vez más bajo. Comencé a descubrir también la importancia y el sentido que el dial tiene con nuestras vidas;  nunca me había percatado de esto  antes, mas sin embargo, si existe algo que llena mi vida, es la música y  tanto  a mí como a muchos les alegra el día y hasta la vida!.

Suelo oír música clásica, pop, rock, bailable, ambiental, etc., y lo más que me atrae de la tecnología de hoy es que logramos oírla con una calidad y nitidez espectacular, lo que hace aun mayor razón para usarla como parte de mi vida.

Seguí dándoles vueltas a este descubrimiento y comencé a analizarlo como algo que podemos aplicar fácilmente en nuestro día a día; muchos hemos formado y cristalizado ideas y a su vez les hemos dado vida propia, transformando algo simplemente de la nada en cosas o situaciones que nos logran gobernar, con esto me refiero a que en oportunidades solemos mencionar la “mala suerte” , y si bien esto es cierto, considero que sucede cuando no estamos alerta con nuestro propio YO y por ende con nuestra intuición, porque el estar alerta nos permite entender que hay momentos donde sentimos  lo que denominamos “corazonadas” y sin dudar las seguimos y luego descubrimos que actuamos de la forma acertada.

Por lo tanto, todos tenemos un dial en nuestra vida, en el cual encontramos muchas estaciones de diferentes frecuencias, como ya sabemos, todo tiene una frecuencia, una vibración; así como sucede con la radio cuando buscamos ese dial que nos agrada. Cuando en tu día te tropieces con alguna persona o situación que no sea de tu agrado o sientas que tu vibración (vibra) o frecuencia se sienta afectada, solo debes recurrir a tu dial interno y cambiarlo, al hacerlo el entorno cambiara con él; sintoniza  la emisora que desees oír en ese instante.

Cuando nos provoca oír rock, colocamos el dial en la frecuencia adecuada y allí oímos rock, si es clásica, lo que hacemos es cambiar el dial a la frecuencia de clásica y allí sintonizamos dicha selección, así que cuando sientas que tu entorno no es grato, simplemente cambia tu dial y sintoniza el que debes o quieres oír. Quizás al principio deberás poner toda tu atención, y poco a poco lograras sintonizar de una forma fluida y afinada descubriendo que tu entorno será cada vez mejor y en sintonía contigo mismo. Así como en tu radio oyes las melodías de tu frecuencia, de la misma forma te verás rodeado de personas sintonizando tu misma frecuencia, tus mismas melodías, esto es a lo que suelo llamar estar en balance. Al estar en balance todo fluye y todo es perfecto, es estar sintonizado con la frecuencia del balance individual y colectivo.

Recuerda que mientras mas consciente estés de esto y más lo practiques, más serán las personas y situaciones que llegaran a ti y tú a ellas con la frecuencia que tú mismo hayas seleccionado en tu dial. Por eso te invito a que sintonices la emisora de la felicidad, de  la abundancia, de la armonía, del amor, de la familia; sintoniza tu alma en la frecuencia de todo lo que desees  y así mismo recibirás las respuestas que deseas escuchar.

Olvida la “mala suerte”, entiende que lo que te rodea es el resultado de las frecuencias que has colocado en tu dial.

Cada día tienes en tus manos la oportunidad de colocar en tu dial las melodías que desees oír y estar rodeado. Se feliz, agradece por serlo y transmítelo.

Éxito en tu dial y que suene la música de la FELICIDAD!