un arbol…

arbol

Otro día, es temprano aun y a pesar de que el Sol ya salió aun no calienta solo ilumina, mientras ando camino al trabajo me detengo en un cruce y logro mirar mientras es mi turno de girar la majestuosidad de los arboles; afortunado soy de poder tener un trabajo donde el 60 o mas por ciento estoy en la calle. Esta vez aunque fue un instante pareció un largo rato mientras espero me dejo llevar por esa voz interna y de pronto al cruzar me detengo justo allí y me adentro un poco entre los árboles y comienzo a calmar mi mente y a percibir sus mensajes.

Mi gran escuela la naturaleza me da hoy una nueva lección, mientras en el mundo ocurren guerras, batallas, luchas por conquistas o simplemente puestos gubernamentales o quizás solo discordias entre vecinos, observamos a la naturaleza como se burla calladamente de nosotros. Mi objetividad hoy mientras meditaba fue algo profunda y nuevamente muy directa. Yo pregunto qué puedes observar de un conjunto de arboles?, muchos suelen decir, pues son arboles, nos dan sombra; otros responden nos dan frutos, alguien de otra opinión dice, de ellos sacamos papel, tal vez alguien se le ocurra decir de ellos conseguimos oxigeno, y para no seguir buscando el tanto y tanto significado que tienen los arboles hoy expongo una de mis respuestas.

Un árbol es el significado de lo que somos como Universo, un árbol está compuesto por ramificaciones, son sus ramas y raíces, todas formas un papel indispensable, todos formamos un papel indispensable, todos somos ramificaciones del Universo, mientras un árbol tiene 60 o 80 ramas por decir algo, entre ellas no existe lucha ni competencia de quien es mejor, todas son por igual importantes y necesarias, entre ellas existen conexiones, nosotros estamos conectados todos. Las ramas a su vez serán las portadoras de sus frutos, nosotros también tendremos hijos, así puedo seguir nombrando el parecido entre la naturaleza y la humanidad, somos simplemente iguales porque fuimos creados  por el mismo Dios; la diferencia que existe  en nosotros como personas es nuestra forma de vivir y de convivir. Jamás veremos en un árbol una pelea o lucha entre ramas, lo vemos en los humanos, jamás veremos una lucha por ser la primera en dar frutos, ni tampoco en ser la principal, todo es importante; pero ese concepto aun no se logra digerir en la humanidad.

Debemos entender que un árbol es el concepto de nuestra vida, un árbol no envenena a sus ramas, sus raíces buscan los mejores nutrientes para que ellas puedan formarse y crecer. Nos ofrece un fruto que es constante cada año y desinteresadamente, lo consumamos o no, el fruto volverá a aparecer en cada temporada. Debemos pensar como es la naturaleza, como actúa, limpia y unidamente, sin diferencias.

Como podemos identificarnos con un árbol, si hemos creado diferencias en razas, sexo, creencias, color, descendencias, etc. Como podemos avanzar hacia un porvenir más espiritual si envenenamos nuestras ramas, con guerras, usando armas biológicas, destruyendo familias, etc.

Un árbol es puro por dentro y por fuera, es la réplica de Dios, solo sabe DAR, no sabe pedir, Dios nos da, no nos pide nada a cambio, un árbol nos brinda lo mejor que puede ofrecer desinteresadamente y aunque lo tumbe una tormenta volverá a levantarse, es posible que su tronco cambie de forma, pero nos da la lección de que aunque en el piso luchara para levantarse. Todo lo creado por Dios es perfecto y muy fácil de entender, todo funciona como debe funcionar, sin ser forzado.

Te dejo una reflexión para que la expandas lo mas que logres hacerla, enfócate en tu cuerpo, tiene un ramificado de líneas sanguíneas, todas interconectadas, ¿se parece a un árbol? No llenarías  tu cuerpo de toxinas o impurezas para envenenarte o alterar su comportamiento, algunos lo hacen, no te harías daño a ti mismo, pero no pensamos que todos somos UNO. El concepto de Dios es que somos igual y semejantes a la Él, a la fuente, al creador, al Universo; esto nos indica que somos Dioses, que poseemos la misma capacidad de Dios, sin embargo no sabemos mirar al vecino como a uno mismo, y así creamos diferencias que hoy nos tienen sufriendo a todos.

Comienza escalar, piensa en ti, en tu cuerpo como es perfecto, como circula tu sangre en las venas, ahora sube un escalón, mira a tus hijos, a ellos les das del mismo alimento que a ti mismo, sus venas también están llenas de ese amor, ahora sube otro escalón, mira tus familiares como hermanos, tíos, primos, padres, etc. A ellos también le miras con amor,  sus venas también van purificadas,…entiendes que todo es como un árbol. Ayuda a crear este concepto en las personas que conoces y espero que algún día todos seamos arboles llenos de amor y unidad y podamos respirar esa paz para la cual fuimos traídos a este mundo.

Que Dios te bendiga siempre ¡

“Voy de vuelta a mi fuente”. Creeré más en mí y en mi intuición y sé que muchos lo harán también, estamos despertando poco a poco y en todas partes del mundo, tú sabes quién eres y a quien me refiero.

Namasté.

Anuncios

6 comentarios en “un arbol…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s