el dolor

Compasión, si es algo que tenemos todos por nuestros seres queridos, sabiendo que somos esencia y no cuerpo nos lleva a comprender la vida de una forma un poco diferente a lo que solemos pensar o creer que es. Somos espíritu y llevamos un cuerpo; es solo un vehículo que nos permite desplazarnos en el mundo físico, pero tanto en el mundo físico como en el espiritual existe el dolor.  Solemos sufrir cuando nos cortamos un dedo, o nos pisan, o nos golpean, sufrimos una lesión; esto no es nada diferente a como sufrimos en el mundo espiritual, nuestro corazón percibe un desamor, una pérdida de un familiar, una ansiedad, no nos afecta directamente el físico pero nos afecta a nivel de sentimientos y a nivel espiritual.

Cuando solemos tener un ser querido enfermo por cáncer, por alguna enfermedad critica, nuestro cuerpo sufre y por consiguiente sentimos un dolor profundo, dado a que somos UNO, somos esencia y venimos de una fuente UNICA, Dios, Universo, Sabiduría Divina, esa fuente sufre también. En un estado de calma y paciencia debemos meditar y enviar nuestros deseos de que esa fuente universal, llamado Dios nos oiga, no con gritos de reclamo, no con gritos de desesperación pero con gritos de compasión, gritos de esperanza y de Fe hacia lo que deseamos que ocurra. El universo es perfecto así que Dios es perfecto, no puede existir nada en tu vida que sea lo contrario, si es, aun es perfecto, dado a que pronto te enseñara o dará una lección que llevara a demostrar que todo es perfecto.

La próxima ocasión en la que tengas que vivir un momento desagradable y de sufrimiento, sea la circunstancia que sea, recuerda meditar y pedir que sea la voluntad divina quien tome la decisión, Dios está aquí para hacernos felices y no vernos sufrir. Siento entristecer a muchas personas, cuando un niño(a) muere, no es razón de culpar a Dios, a nuestro Universo, a El creador, recordemos que tu tanto como yo y El harán lo que sea necesario para no verlo sufrir, el sufrimiento no es para nosotros, vinimos a ser seres de amor y felicidad, de estar felices y llenos de amor.

Cuando el deseo de culpa te embargue recuerda que debes meditar y solo agradecer que de una u otra forma Dios se ha encargado de quitar el dolor y el sufrir de nosotros, el llanto y el apego solo son puntos de vista  físico y egoísta, aprendamos a ser mas esencia y viviremos felices por más tiempo.

Namasté

serenidad

Anuncios

2 comentarios en “el dolor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s