Vida Efímera

Si pudiésemos tener consciencia de lo efímera de nuestra vida, tal vez pensaríamos dos veces antes de ignorar las oportunidades que tenemos de ser y de hacer a los otros felices.

Muchas flores son cortadas muy pronto; algunas apenas pimpollo. Hay semillas que nunca brotan y hay aquellas flores que viven la vida entera hasta que, pétalo por pétalo, tranquilas, vividas, se entregan al viento.

Pero no tenemos como adivinar. No sabemos por cuanto tiempo estaremos disfrutando este Edén, tampoco las flores que fueron plantadas a nuestro alrededor. Y nos descuidamos a nosotros mismos y a los otros.

Nos entristecemos por cosas pequeñas y perdemos un tiempo precioso.

Perdemos días, a veces años. Nos callamos cuando deberíamos hablar, y hablamos demasiado cuando deberíamos quedar en silencio.

No damos el abrazo que tanto nos pide nuestro corazón porque algo en nosotros impide esa aproximación.

No damos un beso cariñoso “porque no estamos acostumbrados a eso” y no decimos lo que nos gusta porque pensamos que el otro sabe automáticamente lo que sentimos.

Y pasa la noche y llega el día; el Sol nace y adormece, y continuamos siendo los mismos.

Reclamamos lo que no tenemos, o que no tenemos lo suficiente.

Y nos consumimos, comparando nuestra vida con la de aquellos que poseen más.

Y si probáramos compararnos con aquellos que poseen menos?

Eso haría una gran diferencia!

Y el tiempo pasa.

Pasamos por la vida y no vivimos. Sobrevivimos, porque no sabemos hacer otra cosa.

Hasta que, inesperadamente, nos acordamos y miramos para atrás. Y entonces nos preguntamos: Y ahora?

Ahora, hoy, todavía es tiempo de reconstruir alguna cosa; de dar un abrazo amigo; de decir una palabra cariñosa; de agradecer por lo que tenemos.

Nunca se es demasiado viejo, o demasiado joven, para amar, para decir una palabra gentil, para hacer un cariño.

No mires para atrás. Lo que pasó, pasó.

Lo que perdimos, perdimos.

Mira hacia adelante!

Todavía hay tiempo de apreciar las flores que están enteras a nuestro alrededor.

Todavía hay tiempo de agradecer a Dios por la vida, que aunque efímera, aún está en nosotros.

Anuncios

9 comentarios en “Vida Efímera

  1. Martin dijo:

    Hola de nuevo, acá paso otra vez!

    Tu escrito de hoy estuvo bárbaro, estás redactando re copado! Aunque no hay que compararse ni con el que tiene más ni con el que tiene menos. Pasa que es verdad, a veces nos cruzamos con gente completamente negativa, completamente “pobre de mi”, Dios mio, esa gente si que necesita un abrazo amigo, aunque a mi en particular, logran alejarme con tanta vida negativa…

    Está bueno pensar que el abrazo amigo es una metáfora de dar la ayuda que cada uno necesita en particular… Poner a todos en su lugar, al triste, hacerle saber que siendo triste no va a conseguir nada más que tristeza, al arrogante, haciéndole saber que para ser sabio hay que ser humilde.

    Un abrazo grande, seguí escribiendo así!

    • Alfredo dijo:

      Martin, ya eres uno de los fijos, me alegro que te guste nuevamente.
      Creo que lo mas importante y una de la razones por las que escribo es para ayudar a reflexionar, si conoces a alguien que pueda ayudarse con la lectura, te agradezco.

      Bienvenido nuevamente al espacio, seguire escribiendo para lectores como tu.

      Un abrazo caluroso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s