tu volante

camino el instante

Sábado por la mañana, que gran amanecer todo lo que logro ver a mi alrededor está muy brillante y colorido, todo lo que miro está dando señales de vida; vuelve la primavera y me hace recordar que los tiempos cambian pero siempre se vuelve a empezar, el símbolo de infinito es un circulo simplemente doblado eso lo hace sin fin. Hoy mientras conduzco observo a mi gran maestro educarme una vez más, como ya es costumbre cuando voy por largo tiempo en el volante suelo meditar y hacer preguntas y así en paz conmigo mismo y con el Universo recibo información.

Estando al volante conseguí definir algo reflejado a la vida cotidiana de todos los que estamos en el plano físico pasando una etapa de nuestra vida, como mencionaba en el post anterior “a punto de parar” durante el maratón que realice me daba cuenta no importaba la distancia recorrida ni la que quedaba por recorrer pero si el instante que vivía en presente, ese que me permitía ver mi vida y el instante en el que me daba fuerzas. Usando este ejemplo descubrí que asociando el automóvil me daba en cierta forma cómo explicar visualmente lo que intentaba explicar; mirando el retrovisor podía ver como el camino se alejaba y poco a poco se hacía más pequeño, ese lo denomine “mi pasado” ya no volvía y se alejaba de mi sin poder detenerlo, en el parabrisas delantero el camino a lo lejos y siendo más grande que el retrovisor me dejaba pensar que era el futuro, lo que lo hace más importante que el pasado, pero al igual que el pasado llegaba a un punto donde no lograba divisar mas, entonces encontré el balance, el volante ( el centro ) allí con mis manos en el podía comprender que lo que importa en la vida es el instante que vivimos en presente, allí es donde tomamos decisiones de ir a la izquierda o derecha, o parar o acelerar, todo parte de allí del presente.

Hoy vengo con esta reflexión donde todos somos víctimas porque hemos creado un patrón y esta cristalizado en nuestra mente, pero prestando atención podemos modificarla. La próxima vez que hables presta atención a tus palabras, dado que ya sabemos que nuestras palabras son decreto y por ende se manifiestan, son vibra y eso es lo que atraemos. Estando en contacto con la fuente recibí este mensaje: “el presente es tu vida”, así que manejando y pensando en el ejemplo del automóvil lo intente interconectar, sabía que existía algo entre ellos y a los pocos minutos llego el significado; está muy claro y fue impresionante su forma de asociación uno con el otro. Una voz en el fondo dice…que todo es posible y comienzo a pensar, he aquí la información final: –

  • Algún día llegare a tener esa casa que tanto anhelo
  •  Quizás este año pueda hacer ese viaje que tanto me merezco
  • Tal vez mis ingresos mejoren un tanto y así poder vivir más holgado
  • Si tengo FE veré realizar mis sueños

así por el estilo van y vienen frases que solemos usar a diario, otro ejemplo:

  • esta gripe me tiene sin fuerzas
  • el dolor que tengo de cabeza no se me va
  • hoy no me siento con ánimos de hacer ejercicios
  • el vicio del cigarrillo es difícil de dejar

Si analizamos y prestamos atención ese patrón nos tiene donde estamos, no porque queremos sino porque lo decretamos sin prestar atención. Nótese en la primera sesión de ejemplos nuestro verbo esta en futuro y como resultado todo lo que queremos lograr siempre parece tardarse tanto que hay en oportunidades que nunca llega, como la carretera mientras manejaba y no lograba divisar por estar tan lejos.

El segundo grupo de ejemplos esta en presente, nótese como si prestamos atención nos solemos quejar en presente y no en pasado ni en futuro, por ende todo lo que decretamos en presente lo vivimos, como cuando estoy al control del volante, es por eso que las enfermedades duran más, los vicios, y quejas etc. Todo lo que manifestamos en presente lo vivimos al instante y allí permanece a menos que lo pongamos en pasado y automáticamente pase por el retrovisor pequeño y deja de existir.

Tu vida está hecha para vivirla en presente, sin manifestar y darle importancia a dolencias, problemas y malhumor amientos deja de ser nutrido y desaparece, el problema que le damos importancia cobra fuerzas y vida y ese nos hace esclavos, libérate de las cosas que te pesan en el presente y solo manifiesta lo que anhelas en ese verbo, deja que el futuro sea el instante presente que ira llegando a tu volante para que tu siempre tengas control.

Voy de vuelta a mi fuente”. Creeré más en mí y en mi intuición y sé que muchos lo harán también, estamos despertando poco a poco y en todas partes del mundo, tú sabes quién eres y a quien me refiero.

Namasté.

Anuncios

2 comentarios en “tu volante

  1. flori dijo:

    Lo más poderoso del presente es la acción que se realiza, las decisiones que se pueden toman. Y si existe algún miedo de decidir y realizar algún cambio, es un aliciente pensar que podemos decidir una y otra vez… cada vez.

    Un saludo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s