luz

luz

El Sol está afuera hoy brillando, si es un día de verano, creo que me pondré lentes para Sol, es que brilla mucho y me incomoda la vista. Suele pasar que en días de verano nos cubrimos un poco la vista para evitar el reflejo y Sol directo a nuestra vista porque es tan fuerte que en ocasiones sentimos que nos hace daño.

¿Pero te has fijado alguna vez en la luz que tienes en tu casa? Por ejemplo la lámpara de la mesita de noche, esa lámpara es tenue o más bien no con tanta luz para que no incomode a la vista y tiene una cubierta que la protege, la pantalla.

La vida es una etapa que se puede semejar a la luz, en ocasiones brilla enormemente cuando nos sentimos sumamente emocionados, en otras un poco menos, en ocasiones la luz es escasa y lo comparamos con un momento de dolor, ansiedad, preocupación, depresión. Si analizas todo lo que ocurre es lo mismo siempre, es decir está en una misma escala de lo que llamamos luz, sin embargo en esa escala existen diferentes niveles y allí aunque cambie nuestro comportamiento seguimos siendo la misma persona.

Cuando llenas tu ser de problemas o preocupaciones son de igual manera formas de vibrar en el mundo, por ejemplo si ahora mismo recibes una noticia de que estas siendo ganador de un gran premio y serás millonario, tu ser cambia a un comportamiento de exaltación y felicidad descontrolada, ahora, si al contrario de esa noticia recibes una de que has perdido el empleo, o que simplemente falleció un familiar pues tu comportamiento es completamente opuesto, a pesar de estar en la misma escala tu ser cambiara de acuerdo con que alimentes tu mente en ese instante, de acuerdo con que lo ilumines. Si vamos nuevamente a la lámpara de la mesita de noche, y le colocamos una pantalla de color verde, la habitación quedara iluminada con un color verde, si al contrario de la pantalla verde ahora colocas una roja, el color de la habitación cambiara a rojo. Como notas la luz siempre está presente, solo cambia la pantalla que colocaste y eso la transformo de un color en otro; somos como la lámpara, en ocasiones lo único que cambia es nuestra pantalla, y eso nos cambia, pero siempre somos luz, la luz que emanamos es la que somos, nuestra esencia, de acuerdo a que pantallas coloques en ti, tu ser cambiara.

Ten presente que eres luz pura y limpia que solo lo que te hace creer que no lo eres es esa pantalla que en ocasiones colocas en ti; permítete identificarte con la perfección, con la sabiduría, con la paz, con el amor, con la prosperidad, con todos los grados perfectos que eres. Coloca en ti una pantalla brillante y protectora y no permitas que tu luz deje de brillar.

El Sol aunque lo cubran las nubes, aunque lo opaque la lluvia, aunque venga la noche, lo veras brillar, no te permitas que ni las nubes, ni la lluvia ni la noche en tu vida sean razón suficiente para que no brilles. Brilla y permítete emanar esa luz que en otros reflejas y que de una u otra forma ayuda al opacado.

Que tu luz brille, brille fuerte porque eres un ser lleno de LUZ.

Voy de vuelta a mi fuente”. Creeré más en mí y en mi intuición y sé que muchos lo harán también, estamos despertando poco a poco y en todas partes del mundo, tú sabes quién eres y a quien me refiero.

Namasté.

Anuncios

5 comentarios en “luz

  1. candy rose white dijo:

    ¡Precioso!
    En ocasiones nosotros mismos ahogamos con el diario trajeteo de la vida esa luz, y ni siquiera somos concientes de ella, me ha gustado tu invitación a dejarla brillar y yo agregaría alimentarla también.
    Una abrazo 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s