la jaula


Una bella y sencilla reflexión.

El pájaro vuela en el aire, abre sus alas y sus plumas le permiten volar allí libremente hacia donde desea, hacia donde el viento lo lleva. En el mundo animal existen, pero son limites que son parte de lo que es la evolución del reino animal, anteriormente he comentado como es de fascinante el mundo natural con el mundo humano o mundo físico. Entre ellos la similitud es grandiosa y de allí tanta enseñanza.

Muchas veces las personas se preguntan que si no existieran libros o textos donde estudiar la raza humana seria menos educada; en lo particular considero que la educación de la raza humana viene principalmente del aprendizaje de la naturaleza, mirando alrededor de nuestra naturaleza logras ver tanta información gratis y llena de sabiduría la cual podemos aplicar a la vida cotidiana, el error que cometemos es vivir en un mundo físico y poco audible y perceptible hacia lo espiritual.

Cuando vemos un pájaro volar sentimos su fuerza, su belleza, su libertad; esto lo hace apasionado por ser libre por no sentir estar atado a presiones del exterior ni de ninguna forma que no sea perfecta. Solemos ver en algunos hogares jaulas con pájaros, hámsteres, perros, culebras, iguanas, sapos, tortugas, etc. El reino animal nos explica que debemos sentirnos libres y sin presiones u opresiones, esto limita nuestra capacidad de expansión y de crecimiento en todo aspecto de la raza.

Cuando encerramos un ave en una jaula, le privamos de lo que es, le prohibimos ser su esencia; lo comparo como entrar a una cárcel donde no tienes sino el derecho a estar allí, rodeado de limitaciones, condiciones, espacio y entre otras cosas que libran de ti tu capacidad de ser tu esencia o tu persona.

Hemos venido tal como la naturaleza a ser libres y expandir nuestra capacidad, nuestros anhelos, nuestras cualidades; vivir en una jaula es prohibir de ser libre y de la misma forma que muchos encierran a otros, ya sea su pareja, limitándola a que “sea” lo que esa otra persona desea que sea, a que cumpla con los deberes que a esa otra persona le satisface, que sea esa imagen de lo que quiera y desea que sea; lo hace todo desbalanceado. Un ave en una jaula es un ave privado der ser quien es, una persona es exactamente lo mismo, no podemos colocar limitaciones a beneficio de oportunismos o necesidades que de una u otra forma nos hacen felices.

La plena felicidad mora donde todo es sencillo, libre y puro, donde no existen cadenas, ni limitaciones, ni compromisos a ser otra persona que no solemos ser.

La naturaleza nos enseña que debemos ser libres; libres como las aves, como los arboles, como el agua, como el aire, como el día, como la noche, debemos ser libres e identificarnos con lo que significa ser libres, y simplemente lo defino como ser tu propia esencia, ser “fluir”, ser ligero, ser lo que son los niños espontáneos, sin compromisos o  imperfecciones. Un árbol no se acompleja si una rama esta doblada, una libélula no se compara con otra si ella no emite tal luz, un rio no deja de ser rio aunque su caudal disminuya. Pero todo esto es posible porque es “libre” sin limitaciones; el instante en que colocas limitaciones o bloqueas algo deja de ser puro; al agua estancada por agua que sea deja de ser pura, sin embargo si fluye se convierte en agua bebible. Una persona presionada o limitada a algo se convierte en una persona estancada una persona con limitaciones.

Hoy abre la jaula, libera tus animales, deja fluir y observa todo lo que regresa a ti es porque está en balance contigo, todo lo que se aleje de ti es porque nunca lo estuvo y debes permitir que eso llegue a su balance, a su flujo, a su libertad. Existen niños secuestrados, animales atrapados, parejas forzadas, matrimonios infelices, gobiernos torturando, países con pobreza; todo esto porque no quieres dejar o ceder la libertad que todos como especies de este Universo merecemos; el miedo te convierte en ser así, el miedo te tortura a que pienses que debes controlar. Tu ego es lo que te hace pensar asi, ser comandante, ser jefe; la realidad es que no debemos controlar nada, no debemos intentar cambiar el rumbo de nada, solo debemos dejar que exista el flujo. Todo lo natural es flujo, una especie aunque no la protejas o la cuides, se cuidara, una planta aunque no estés allí, dará frutos y crecerá, un animal aunque no le des alimento jamás morirá, El concepto esta en querer liberar y dejar ser libre a todo lo que te rodea.

Jesús nos dejo una gran enseñanza:  Todo me pertenece y nada es mío.

Todo absolutamente lo que nos rodea nos pertenece igual que nosotros pertenecemos a este espacio, nada es de nadie pero todo es nuestro; cuando entendemos que nada  jamás nos falta  y que nada es nuestro; todo comienza a fluir y entra en armonía.

Abre la puerta y deja que todo sea lo que debe ser.

 

libre

Voy de vuelta a mi fuente”. Creeré más en mí y en mi intuición y sé que muchos lo harán también, estamos despertando poco a poco y en todas partes del mundo, tú sabes quién eres y a quien me refiero.

Namasté.

el águila


Comenzaron los llantos de mi hija, entonces ya sabía que debía sacarla a pasear, en aquellos días solía caminar y aprovechar la belleza del atardecer en buena compañía de mi hija, juntos observábamos como el ocaso del Sol nos deleitaba con sus colores y reflejos en la tarde, lo magnífico de poder ver tanta variedad de tonos y brillos es fabuloso. Entonces en una calle mientras ella miraba al cielo seguí su mirada y quede boquiabierto descubriendo que era un águila; el símbolo Americano, el famoso águila calva. Entonces le seguimos su vuelo desde donde lográbamos divisarla y así fue hasta que dimos con la gran fortuna de lograr llegar al sitio de su nido, fue cuando comencé a fascinarme por ella y agregue aún más color a mis tardes, ya salía con la cámara a ver si podía tener la suerte de que el increíble animal me regalara una foto que me hiciera sentir orgulloso. Tarde tras tarde logre tomar fotos en vuelo y otras cerca del nido pero nada impresionante, todo era muy común y como quería lograr algo distinto seguí por meses tratando de lograr ese click que fuera el PERFECTO.

Fue un día muy temprano antes de salir a trabajar cuando sentí que debía llevar la cámara y justo antes de tomar la ruta para el trabajo decidí cambiarla y pasar justo por donde solía tener el nido, ese día sentí que al acercarme, ella me miraba muy calmada y yo muy impresionado de tenerla tan cerca ante mis ojos, para los que no han logrado presenciar semejante experiencia, puedo decir que es algo hermoso el poder tener semejante animal tan hermoso y salvaje a la vez ante tus ojos y no tener ninguna jaula que le priva la libertad. Ese día, sentí tal emoción y para fortuna me regalo la foto que tanto esperaba, la que publico aquí.

Quizás muchos pregunten porque tanta fascinación por el águila calva, descubrí meses después sobre la historia de dicho depredador y entonces quede enamorado más aún. Por dicha enseñanza que hoy comparto, quiero decirles que tal experiencia me llevo a vivir mi vida como la vive el águila.

Estas aves son fascinantes por muchas razones, pero la que más me llama la atención y el respeto es cuando el águila llega a sus 40 años  aproximadamente debe tomar una decisión de vida o muerte, el águila debe elegir entre morir o renacer, el escoger renacer significa que pasara por una metamorfosis dolorosa. Se aísla a una montaña lejana donde lo primero que hace es desplumarse dado a que sus viejas plumas son muy pesadas para poder volar con rapidez, lo que la impide alimentarse, seguido saca una y cada garra de sus patas dado a que las uñas por viejas se han convertido en prácticamente lunas llenas y por ende no puede capturar a sus presas, el acto más heroico ocurre cuando golpea fuertemente su pico contra rocas hasta reventarlo y quedar convertida en un animal depredador de mucho respeto a un simple ave indefensa y desnuda. Aproximadamente en el periodo de 6 meses comienza su renacimiento y todo se regenera, mientras ese proceso ella solo alimenta su cuerpo con paciencia y valentía esperando volver a ser el símbolo que es, hasta llegar al día de su nuevo reto por vivir.

Existen muchas personas que se dejan morir por el simple hecho de fracasos o malas decisiones durante su etapa de vida de adulto, generalmente muchos desisten y rinden terminando siendo mediocres y derrotadas por el simple hecho de sentirse vencidos. He tomado el símbolo del águila porque me logro identificar con ella, he logrado vivir mis 40 aprendiendo y cometiendo errores, fallando y cayendo, subiendo y bajando; pero a diferencia de algunos me involucre tanto con el sufrimiento del águila que me hice un día la pregunta, si ella que es un animal puede renacer y vivir nuevamente otros 40 años llenos de vigor y persistencia que no podría hacer yo que tengo mucho más que un águila.

A todos los que se sienten derrotados, vencidos, cansados y por demás hayan perdido todo, recuerden que con esfuerzos y dedicación todo podemos lograr, hagan de sus vidas lo que el águila nos ofrece como lección de naturaleza, optemos por ser águilas y no perdedores, no rindas aun cuando hay mucha vida por vivir, vive al máximo este, tu nuevo renacer y tu nuevo triunfo. El principio es el paso más importante, pero al contrario del águila nosotros no debemos esperar 6 meses, hoy ya es tiempo de emprender esa nueva forma vigorosa de vivir, de crecer, de triunfar, no permitas que fracasos, golpes y reveces te derriben.

Hoy es el día para decir hoy he renacido, hoy soy mejor, hoy tengo todo lo necesario para ser exitoso, hoy he triunfado, y así con mucha convicción y decisión a ver el fruto del sacrificio lograras saborear que bien se siente volver a nacer.

Te deseo mucho éxito en tu nueva etapa y esta vez sabes que todo lo que has o habías vivido fue solo un ensayo y ahora si te toca ser el autor de tu propia obra. !!!